franz kafka en el sanatorio

 


El mundo parecía en orden fuera de su cabeza,

el cuarto del sanatorio, la vana imprecación

de las pócimas, el vaso con flores desoladas.

El médico, de pronto, se volvió absurdo

al insistir mecánicamente hacia su pecho

buscando un latido perdido, un lenguaje en la oscuridad.

Entonces lo apartó con una cólera triste,

la sombría fatiga que siempre había ordenado

ademanes tan delicados para amparar su destierro.

Todos los que lo amaban estaban allí

moviéndose detrás de la puerta

o precipitándose en oleadas hacia el remoto rostro

parloteando preguntas sin salida,

en el mejor estilo judío.

Pero allí se limitaba el mundo

a encarnar los intensos silogismos de sus textos

y al mismo tiempo confirmaba su poesía

en un código monótono y fragmentario de marionetas.

Toda esa agitación ¿quién la necesitaba

sino la voracidad de vivir al precio de cualquier vergüenza?

Un moribundo muy especial, hermoso como un condenado,

quizás con abundantes pruebas acerca de lo secreto,

desapareciendo, contra toda lógica, en un cuerpo pequeño.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Joaquín Giannuzzi

Señales de una causa personal

1977

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario