lamento por la historia de cab calloway 

hay hombres con una historia o dos

pero cab calloway tenía otra historia

a nadie la podía mostrar y le pesaba

más que el Día de la Santa Consolación

¡ah cab calloway hijo!

toda sabiduría es poca eso se sabe

con los brazos hundidos hasta el codo en la espesa marea

se le volvían dulces las mujeres

y terribles como un cuento de hadas

la Bella Durmiente se la pasaba despertando

cómo salir del bosque oscuro

cómo salir preguntaba cab calloway

“por áhi anda el cansancio haciendo ruidos” decía pero no

cab calloway arregló su corazón como una casa

puso la mesa y bebió

a la salud de todos los vivientes

ninguno conocía a cab calloway

pero una especie de huno o vos o calor o luz

se les caía en la cabeza según

cuando cab calloway brindaba

de modo que está bien

el pajarito está contento

salta y salta en la jaula y canta

¡ah cab calloway padre!

un día de estos se murió y lo enterraron con sus pies

que asistieron respetuosos a toda la ceremonia

y después se fueron por el campo

y en la pieza de cab calloway lloraban las mujeres

cuando las lágrimas se secaron

el pajarito se las comió

el pajarito está contento

salta y salta en la jaula y canta

una mujer a lo mejor le abrazaba los pies a cab calloway

antes de que se fueran por el campo

hundiéndose hasta el codo en la espesa marea

ya vueltos dulces dulces

Juan Gelman

LOS POEMAS DE SIDNEY WEST

Traducciones III (1968-1969)

Seix Barral / Poesía Breve

Primera edición en Seis Barral/ biblioteca Breve: Septiembre 1994

Buenos Aires


 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario