mosca final

Tiesa en el vidrio y su engaño, todavía

se aferra a un resto de luz menguante.

Calmada forma final

ya no tiene razón contra el invierno.

Un fracaso a la vista del cielo:

veo la dignidad

de concluir con la tarde, en un gris moribundo

aplastado a lo traslúcido. Una pizca

de frío residuo planetario

hacia abajo chupado, a lo indistinto.

En su descenso cumple

una certeza de orden, mientras ignoro

la ley de mi propia disolución.

La muerte

no me reserva esa lógica suave,

su tranquila mecánica

sino un final inexacto, sometido

a un desesperado anhelo personal.

Joaquín O. Giannuzzi

Obra completa Giannuzzi

Ed. Sibilina

Sevilla 2009


 

 

 

 

Deja un comentario