dos sillas a la orilla del mar


La abruma a la silla la libertad con que la mira

la otra en la playa, tan adentro

como escrutándola y

violándola en lo abierto

de la arena sucia al amanecer, rotas las copas

de ayer domingo, la abruma

a la otra

la una.

Palo y lona son de cuanto fueron

anoche en el festín, palo y lona

las dos despeinadas que a lo mejor bailaron blancas

y bellísimas hasta que la otra

comió en la una y la una

en la otra por liviandad y vino Zeus

y las desencarnó como a dos burras

sin alcurnia y ahí mismo

las filmó hasta el fin del Mundo tiesas, flacas,

ociosas.

Gonzalo Rojas

Metamorfosis de lo mismo (1998)

Obra poética completa

Colección Visor de Poesía 426

VISOR LIBROS