en cuanto a la imaginación de las piedras

 

En cuanto a la imaginación de las piedras casi todo lo de carácter copioso

es poco fidedigno:

de lejos sin discusión su preñez animal es otra,

coetáneas de las altísimas no vienen de las estrellas,

su naturaleza no es alquímica sino música,

pocas son palomas, casi todas son bailarinas, de ahí su encanto;

por desfiguradas o selladas, su majestad es la única que comunica con la

Figura,

pese a su fijeza no son andróginas,

respiran por pulmones y antes de ser lo que son fueron máquinas de aire,

consta en libros que entre ellas no hay Himalayas,

ni rameras,

no usan manto y su único vestido es el desollamiento,

son más mar que el mar y han llorado,

aun las más enormes vuelan de noche en todas direcciones y no enloquecen,

son ciegas de nacimiento y ven a Dios,

la ventilación es su substancia,

no han leído a Wittgenstein pero saben que se equivoca,

no entierran a sus muertos,

la originalidad en materia de rosas les da asco,

no creen en la inspiración ni comen luciérnagas,

ni en la farsa del humor,

les gusta la poesía con tal que no suene,

no entran en comercio con los aplausos,

cumplen 70 años cada segundo y se ríen de los peces,

lo de los niños en probeta las hace bostezar,

los ejércitos gloriosos les parecen miserables,

odian los aforismos y el derramamiento,

son geómetras y en las orejas llevan aros de platino,

viven del ocio sagrado.

 

 

 

gonzalo rojas

materia de testamento

1988

 

 


 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario