Hazte cargo de esa voz que en ti,

como la sombra de un ausente que acompaña,

reclama ya lo suyo.

Súmala a la deshecha costumbre de tus vacíos y esperanzas,

concédele al menos un instante de reposo y memoria,

acógela.

 

Es tu voz más antigua,

el golpe del viento sobre las claridades de un primer día,

la palabra olvidada a causa de toda desdicha.

 

Que ella, como un mal amor, gobierne tu vida.

 

Déjala que hable y calla.

 

Su hora pide ya una forma a la luna y sus fantasmas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Elkin Restrepo

de ABSORTO ESCUCHANDO EL CERCANO CANTO DE SIRENAS

Elkin Restrepo Gallego, 1985

Ediciones Autores Colombianos


 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario