LA HONDA DE HOMBRES

También tengo mi honda de hombres. Se los puede lanzar

lejos, muy lejos. Hay que saber agarrarlos,

No obstante, difícilmente se los lanza bastante lejos.

A decir verdad nunca se los lanza bastante lejos. Vuelven

cuarenta años después a veces, cuando uno por fin

se creía tranquilo, mientras que ellos lo están, volviendo

con el paso regular del que no se apura, que se habría

encontrado allí hace cinco minutos todavía y para volver

inmediatamente después.

LA FRONDE À HOMMES

J’ai aussi ma fronde à hommes. On peut lés lancer loin, très

loin. Il faut savoir les prendre.

Cependant on les lance difficilement assez loin. Pour dire

vrai on ne les lance jamais assez loin. Ils vous reviennent des

quarante ans après parfois, quand on se croyait enfin tranquille

tandis que c’est eux qui le sont, revenant du pas égal de celui

qui ne se presse pas, qui se serait trouvé là encore il y a cinq

minutes et pour revenir aussitôt après.

 

Henri Michaux

LA VIDA EN LOS PLIEGUES

traducción de VÍCTOR GOLDSTEIN

Ediciones Librerías Fausto

Título del original francés

LA VIE BANS LES PLIS

Éditions Gallimard

1976