El ejercicio de equilibrio musical de Ieva viene a ser una demostración, o un azul desafío.

No sólo nos dice sin palabras que tiene un cuerpo y qué cuerpo tiene, sino también que es dueña de sí

misma y hasta del piano sobre el que descansa.

Nos mira con una seriedad excesivamente seria, como si le debiéramos el sueldo del mes pasado y

estuviera dispuesta a encender el fogón en el que está nuestra cacerola para cobrarlo.

Ieva tiene una belleza que nos puede quitar el sueño: de esas que, sin belladona, posiblemente no podríamos 

pegar ojo en toda la interminable noche.

Tendida en la peana negra del piano, nos dice con arrogancia y con los ojos a dos que sus peces no son los

nuestros. Esta mujer tiene una malicia exquisita y un intenso olor a tormenta, cuando los rayos han quemado ya

todo el ozono y buscan más víctimas.

En cambio, si vemos a Ieva como a la mujer apasionada y posesiva que nos ama con rencor y desesperación,

porque ya no nos quedan más comienzos, se impone el impecable diálogo de Johnny Guitar:

“Miénteme. Dime que me has esperado todos estos años”. A lo que ella respondería [con falsa ironía y amargura]:

“Te he estado esperando todos estos años”. “Dime que te habrías muerto si no hubiese vuelto”. Ella replicaría:

“Me habría muerto si no hubieses vuelto”. “Dime que me quieres de la misma manera que yo te quiero todavía”.

A lo que ella concluiría [con más dureza que nunca]: “Te quiero de la misma manera que tú me quieres todavía”.