[JOG -como se llama él mismo en algunos poemas- tiene que estar presente

de uno u otro modo en nuestra poesía cotidiana, de manera que hemos aprovechado 

este receso de wallace stevens -a quien el calor no le sienta nada bien- para

colgar algunas cosillas -pocas, muchas menos de las que quisiéramos-.

JOG es uno de los grandes que fue poco atendido, poco premiado, poco todo. Quizá

es que empezó coqueteando con el marxismo y era periodista y de familia muy humilde.

En cualquier caso, confiamos en que la poesía de JOG seguirá leyéndose. O no, pero

nosotros sí la leeremos mucho más que otras porque es más poesía -no mejor ni peor,

sino más verdadera: la belleza es la verdad de la forma, casi dice JOG a uno de esos

que lo entrevistan.]

 

 

 

 


 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario