[se trata de un poeta atractivo; le gusta jugar y sorprender. Muchos

-quizá casi todos sus poemas tienen un argumento, que a veces es pasivo

y otras, en cambio, se enreda -lo enreda- tanto de forma lógica como ilógica. 

De la misma manera, le gusta sorprender con los temas, que muchas veces

se salen de la experiencia común para mostrarnos situaciones extrañas o extremas.

 

Quizá se pueda decir que es un poeta práctico más que verbal [lo que no sé bien

qué significa: me refiero a que las palabras pueden ponerse al servicio del argumento,

o del juego que el poema propone.]

 

La muestra de poemas de la página es básica, insuficiente para verle jugar en dos o tres

registros diferentes, insuficiente -creo- para que nos pueda enganchar. Asunto que nos lleva,

claro, a dedicarle por lo menos una actualización en la que podamos añadir esos 15 o 20

poemas que nos faltan para acogerlo o desecharlo.

Creo que no cabe duda en relación con que se trata de una poesía con un planteamiento

diferente ya de raíz, de base, de arranque.]

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario