isabel bono

 

botiquín

 

de Una casa en Bleturge

Siruela Nuevos tiempos

2017

 

 

No estamos tan mal, piensa mirando la mesa ovalada que hay junto al sofá.

El mando de la tele, una funda de gafas y un cuenco de madera con unos pendientes de su hija, dos caramelos sin azúcar y una llave.

Ningún medicamento. Piensa en la casa de sus padres, nada discretos.

Sobre la mesa siempre había un termómetro en una bandeja rectangular. También recuerda una caja cuadrada de corcho blanco, quizá

el envase de un helado, llena de medicinas.

Un pequeño botiquín siempre a mano para un repentino dolor de cabeza, una mala digestión, gotas para los ojos y pastillas sueltas que

nadie recordaba para qué servían.

Para cualquier dolor siempre es bueno pasear.

Cuando nota que un dolor de cabeza comienza a apretarle las sienes, sale a dar una vuelta.

¿No es mejor levantarse e ir hasta el botiquín dando un rodeo por varias calles, solo por comprobar si se te pasa?

Mis padres estiraban el brazo, nunca las piernas.

Tampoco recuerda a su hermana paseando.

 

 

 

 

 


 

 

 

 

16 Comentarios

  1. Bueno, Vlad: se hace lo que se puede: estamos navegando entre

    los postnovísimos, que todavía no se han definido aunque ya alcanzan

    casi todos la cuarentena bien cumplida. Isabel Bono juega como una niña

    con todo lo que toca… ya se sabe que es una estrategia irregular. Los 3-4 mejores

    de los postnovísimos están haciendo poesía en novela -o viceversa-. Es el caso

    de ¿esto qué es? Pues un poema novela. ¿Se le puede pedir más? sin duda, pero

    hay que darle un tiempo… o no, si crees que no, no le damos más tiempo o incluso le

    quitamos la oportunidad que le hemos concedido. Tú mandas. Con Mariano Peyrou ,

    Julieta Valero y -dicen- Abraham Gragera, estamos en las mismas.

    No es fácil, Vlad: mójate ()

    Un abrazo, bienvenida, como siempre.

    Narciso

  2. Llevo unos días pensando en la poesía. No acepto cualquier ocurrencia más o menos original y bien estructurada. Sólo admito verdad. Qué esa perdona cuente un pensamiento con su alma, que de verdad quiera contar algo o que no pueda evitar contarlo.
    Quizá esto significa que la poesía en la que yo creo ya no se haga y tenga que acostumbrarme a releer.
    Por supuesto que le daremos una oportunidad a esta señora para que decida si quiere ser novelista o poeta en prosa.
    Por cierto, cumplí mi parte del trato.
    Saludos amigos

  3. He leído varios poemas de Isabel Bono y creo que entiendo porqué le has dado la oportunidad. Hay un mensaje aunque me cuesta descifrar su profundidad. Pero es humana, y tiene algo que decir y será muy interesante ver por donde sigue su camino.
    Gracias. Y Ángel?

  4. Pues andaba por aquí, traduciendo a baudelaire.

    ¿has cumplido el trato? Mmmmmmmm impaciente estoy.

    He colgado uno de Julieta Valero, es más potente, no sé si mejor.

    Creo que al que se están dando más oportunidades y pistas es a Mariano Peyrou.

    A todo esto, hay 8-10 que no parece que salgan de la mediocridad, pero aún no se descarta ()

    Gracias a ti

    Un abrazo

    Narciso

  5. Hola Vlad, creo que tienes razón, la poesía de antes tiene una estructura vertiginosa,
    que hace que leas más fácilmente. No se da esa sensación de tener que escalar un muro para terminar el texto.

    Ángel

  6. Pero, Master, dónde hacemos que empiece -o acabe- la poesía de antes?

    La necesidad de escalar un muro tiene ya sus años… quizá de una forma sistemática

    o expresa, manifiesta, el bueno de WStevens empezó a hablar de teoría poética dura,

    o le preguntaban sobre sus pretensiones. Y, en efecto, era una poesía de la teoría del

    conocimiento. Incluso los confesionales -Sylvia, Anne, John Berryman- se pusieron difíciles:

    pero con ellos la intuición todavía funcionaba -o funcionaba algo más- y se sacaba más agua

    clara. Quizá es una ventaja: sus dificultades parecían las de la vida, no las de la poesía, y se toleraban

    mucho mejor: la vida es tan poco comprensible, a veces.

    Me voy, como casi siempre.

    Narciso

  7. Me refería a la gramática clara, que facilita la lectura,
    la buena construcción del poema sin demasiados rizos ni teorías en medio.
    Hay poetas que exigen un esfuerzo extra para leerlos y otros en cambio que siendo ellos grandes,
    sus letras son fácilmente asimilables, porque no había que entender nada, sólo mirar.

    abrazo

    Ángel

  8. Explicado así se ve mucho mejor, creo.

    Supongo que la cosa se ha generado porque no hay grandes poetas

    que se entiendan en directo o se considera que esa poesía clara y directa ya cumplió

    su función, No sé.

    Abrazo

    Narciso

  9. A lo mejor es que no tiene que haber grandes poetas,
    quizá nunca los ha habido. Sino alta poesía, eso si que tiene que haber.

    abrazo

    Ángel

  10. Los poetas claro, pero ya lo dejó Claro Pound,
    Si sólo tienes que escribir un poema en toda tu vida, así es como tiene que ser.

    abrazo

    Ángel

  11. No sé si hablamos de lo mismo, pero el Chivo también dijo que

    era necesaria gente que trabajara seriamente en la poesía, y que

    era indiferente cómo se llamaran, es decir, que se trataba de un asunto

    de la humanidad, que podía ser anónimo.

    Narciso

  12. Exacto, lo importante es ponerse, el oficio, sin pretensiones
    ni trajes sociales de cómo se supone que tiene que ser o tiene que hacer un poeta.

    Todos podemos hacer poesía.

    abrazo

    Ángel

  13. Constantemente repito que se necesitaron dos siglos de Provenza y uno de Toscana para desarrollar los instrumentos que utilizó Dante en su obra maestra, y que fueron necesarios los latinistas del Renacimiento y la Pléyade, además del lenguaje colorido de su propia época, para preparar los instrumentos de Shakespeare. Es de enorme importancia que se escriba gran poesía, pero no importa en absoluto quién la escriba.
    Si algo se expresó de una manera definitiva en la Atlántida o en la Arcadia, en el año 450 a. c., o en el 1290 de nuestra era, no nos toca a los modernos decirlo de nuevo ni empañar la memoria de los muertos diciendo lo mismo pero con menos habilidad y convicción.
    En cada época uno o dos genios descubren algo y lo expresan. Puede estar solo en una o dos líneas, o en alguna cualidad de una cadencia, y después veinte o doscientos o dos mil o más seguidores repiten y diluyen y modifican.
    La gran literatura es sencillamente idioma cargado de significado hasta el máximo de sus posibilidades. Tal como en medicina existen el arte de diagnosticar y el arte de curar, también en las artes, y en las artes particulares de la poesía … existe el arte de diagnosticar y el de curar. Uno persigue el culto de la fealdad y el otro el culto de la belleza.
    La mayoría de los llamados poetas mayores han regalado su propio don, pero el término de “mayor” es más bien un regalo que les hace Cronos a ellos. Quiero decir que han nacido justamente a su hora y que les fue dado amontonar y arreglar y armonizar los resultados de los trabajos de muchos hombres.

  14. “Hablo de la belleza, no del culebreo resbaloso, no de la sentimentalización acerca de la belleza, ni de decirle a la gente que la belleza es lo apropiado y respetable. Quiero decir la belleza.”
    “No se discute acerca de una brisa primaveral, se fortalece uno cuando la encuentra.
    Se siente uno fortalecido cuando enfrenta un pensamiento de ritmo rápido en Platón o una arista fina en una estatua”.

    ay, ezra.

    Narciso

Los comentarios están cerrados