isabel bono

isabel bono

 

 

del libro Hielo seco

 

 

en serio, ¿tan solos estamos?

 

Al pasar accidentalmente la mano sobre una taza vacía que aún desprende calor,

a pesar de saber que es un objeto inerte, que se trata de un fenómeno físico que

quizá no llegue a la categoría de fenómeno físico, a pesar de todo eso, sentir por

una milésima de segundo que está viva. Y desear amarla. Y desear que nos ame.

 

 

 

 

resiliencia

 

 

nunca me oiréis negar la muerte

ni disuadir al necio de sus equivocaciones

 

a partir de hoy

asumo las cicatrices del sol

el doloroso placer de los días de lluvia

porque ya todos son en vano

 

aquí me quedo, más o menos en pie

como ahí quedan los charcos

sin nadie que les hable

sin nadie que les diga, resiste

 

no maldigo este dolor

no maldigo la muerte

asumo y me pliego

sobre esas palabras que me cercan

sobre esta luz

que me grita tu nombre

 

(Inédito)

 

 

 

 

los peces no son pájaros

 

 

 

querríamos conocer el futuro

y reconocer la verdad

para no volver a preocuparnos

por reconocer la verdad

 

querríamos que el tiempo nos esperara

moderara su paso

encendiera antorchas a su paso

a nuestro paso

 

querríamos ser otro

querríamos desaparecer

 

tenemos prisa

tenemos miedo

 

(Inédito)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario