recita joan margarit

 

 

 

      els ulls del retrovisor

 

 

Ja estem acostumats els dos, Joana,

que aquesta lentitud,

quan recolzes les crosses i vas baixant del cotxe,

desperti les botzines i el seu insult abstracte.

Em fa feliç la teva companyia

i el somriure d’un cos que està molt lluny

del que sempre s’ha dit de la bellesa,

la penosa bellesa, tan distant.

L’he canviat per la seducció

de la tendresa que il·lumina

el buit deixat per la raó al teu rostre.

I, quan em miro en el retrovisor,

no veig uns ulls senzills de reconèixer,

perquè hi brilla l’amor que hi han deixat

tantes mirades, i la llum, i l’ombra

del que he vist, i la pau que reflecteix

la teva lentitud, que és dins de mi.

És tan gran la riquesa que no sembla

que aquests ulls del mirall puguin ser els meus.

 

                  los ojos del retrovisor

 

 

Los dos nos hemos ido acostumbrando, Joana,

a que esta lentitud,

cuando, al bajar del coche, apoyas las muletas,

despierte a los cláxones y su insulto abstracto.

Me hace feliz tu compañía,

la sonrisa de un cuerpo tan lejano

de lo que siempre se llamó belleza,

la penosa belleza, tan distante.

Yo la he cambiado por la seducción

de la ternura iluminando el hueco

que la razón dejó en tu rostro.

Cuando me miro en el retrovisor

veo unos ojos que no reconozco,

pues brilla en ellos el amor dejado

por las miradas, y la luz, la sombra

de todo cuanto he visto, y la paz que

refleja tu lentitud, que está dentro de mí.

Tan grande es su riqueza que no parece

que estos ojos del espejo puedan ser los míos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Joan Margarit. Poema inclòs a l’antologia Els primers freds

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario