a puerta cerrada

Desconocido espacio, mi medida.

Qué más da ser oscuro, no abordable.

Cada mentira, cada salivación

no envenenan otro cuerpo

que aquel que la segrega.

Sumergido lenguaje.

Insondables materiales de uno mismo.

Qué importa no abrirse

en retórica descifrable,

si año tras año

voy componiendo líneas que nadie palpa

rastros de baba contra natura.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario