gladiolo

 

 

Envainado y bermejo,

estriado de púrpura,

continuación suntuosa

del tallo afilado como navaja. Engendrado

por la suave torsión de pétalos tensados,

una forma cumplida en torno a un centro

de energía. Vástago breve de febrero

que abarca el día a partir del sol,

abriéndose a su paso, girando y plegándose

con la luz menguante, hasta cerrarse

como un puño a las puertas de la oscuridad.

¿Qué especie de certeza hay en esta oscilación

del movimiento no visible?

La pulsación del día escapa a mi ojo

pero yo he amado, perplejo,

este drama mecánico en una tierra que perdura

y cada año, testigo, mi yo es un susurro inverso

al camino del sol, humillado

por su propia dirección equivocada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario