La noche cae como en un orden tranquilamente modelado.

Sin embargo, con pena inexplicable

vivo esta transición como el simulacro de un funeral.

Cada árbol del valle, cada hierba, pájaro, caballo, insecto,

cada unidad llameante despide otro día mortal

pero el conjunto se reserva la oportunidad de lo eterno.

De nada vale este pensamiento alimentado por el cielo:

minado por una emoción retórica

todo lo arrastro hacia una consumación personal.

    

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

consumación personal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario