cuando después de girado

 

Cuando después de girado

por una brusca inquietud desconocida,

el cuerpo dormido regresó a su propia ley, a su figura ciega

la quieta oscuridad del dormitorio

contuvo la certeza del sepulcro.

Y todo fue:

una justicia en calma, una existencia en bruto,

una buena cantidad de carne, de cuerpo presente

y su caída libre; el pero total

de una masa política aplastada

soplando, bombeando,

faltando a todas mis promesas,

perdiendo mi resurrección,

actuando, cavando en la única materia que me dejan,

antes de la catástrofe del despertar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario