informe policial

 

La escena se ha enfriado bajo un pesado desorden.

Hay un olor de flores descompuestas,

de cosas hace mucho paralizadas. ¿Tenía

algún enemigo resulto allá afuera? ¿Una falla,

un coágulo en el pasado? En cada objeto

que perturbó la ráfaga del escándalo

hay una especie de venganza inmóvil,

una avaricia que no entrega su testimonio.

Aplastado a la alfombra, mortecino

y seco, el reguero de sangre,

sordomudo y aislando una verdad, expone una cuerda rota

en el drama de las relaciones humanas.

La mente profesional desanda el tiempo

y la estructura de los hechos

porque estas cosas ya habían sucedido:

Así que nadie oyó cuando la pistola

simplificó la contradicción y decidió el asunto.

Si queda alguna pregunta, un rastro digital

técnicamente apto, por ejemplo,

un texto escrito en el tejido oscuro, una muesca reciente

en superficies que se han vuelto ambiguas

los molerá la lógica hasta filtrar el pus.

Por ahora se apagan las luces

para que el muerto cierre sus perforaciones,

bulto ciego girado sobre el secreto.

Afuera el aire es clamoroso; en el sol de los días que siguen

una culpa sólidamente encarnada

circula de azul vestida,

estrecha manos y no huele a nada en especial.

 

 

 

 

 

joaquín o giannuzzi

poesía completa giannuzzi

editorial sibilina

sevilla 2009

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

Deja un comentario