la rueda

La rueda sigue girando

después del accidente

pero el hombre ha cesado como el resto

de los escombros humeantes.

A un costado de la ruta

el auto aplastado como un insecto,

sangre y aceite mezclados,

ya no tiene explicación ni contexto.

Pero la inercia del mundo

impulsará el movimiento de la rueda

hasta su agotamiento

y el viudo zapato en el asfalto

encarnando una finitud

que no estaba prevista

luego de girar la curva cerrada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario