los vegetarianos

 

 

 

Frente a ti, largas mesas que llevan hacia el sol,

la construcción de un gesto grandioso. Lo aceptas, como queriendo

jugar con él y traducirlo cuando su atención se desinfla a lo largo del único

segundo de la eternidad. Se necesita extrema paciencia y persistencia,

 

y sin embargo todo el mundo tiene éxito en esto, antes de recibir

la cajita sorpresa del almuerzo con el resto de su vida. Pero lo que es

en verdad alarmante es que todo sucede con modestia, en la vena

de la vida real, y luego también eso se traduce en algo, que se desprende y flota

 

por encima, señales luminosas que la vida emitió, débiles y, a pesar de eso,

esenciales para descorchar el tono, que ahora se perdieron, hace poco pero

para siempre. Todo era puro en Zurich, y lleno de propósito, como las cabinas

rojas, colgadas de unos cables alrededor del lago, contra el cielo,

 

y que bajaban luego a través de la meteorología. Lo cual recuerda lo que vos

no quisieras hacer más que los troncos de los árboles negros, aunque lo pensaste.

Nuestras leyendas, siempre, en consecuencia, vuelven a parecer legendarias,

un caminito decorado con nuestras idas y venidas. O al menos eso me dijeron.

     

the vegetarians

 

 

 

 

In front of you, long tables leading down to the sun,

A great gesture building. You accept it so as to play with it

And translate when its attention is deflated for the one second

Of eternity. Extreme patience and persistence are required,

 

Yet everybody succeeds at this before being handed

The surprise box lunch of the rest of his life. But what is

Truly startling is that it all happens modestly in the vein of

True living, and then that too is translated into something

 

Floating up from it, signals that life flashed, weak but essential

For uncorking the tone, and now lost, recently but forever.

In Zurich everything was pure and purposeful, like the red cars

Swung around the lake on wires, against the sky, then hack down

 

Through the weather. Which resembles what you want to do

No more than black tree trunks do, though you thought of it.

Therefore our legends always come around to seeming legendary,

A path decorated with our comings and goings. Or so I’ve been told.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

john ashbery

 

los vegetarianos

 

de Shadow Train

 

Traducción de Zaidenwerg