landscape —after baudelaire— from a wave

 

 

 

 

I want a bedroom near the sky, an astrologer’s cave
Where I can fashion eclogues that are chaste and grave.
Dreaming, I’ll hear the wind in the steeples close by
Sweep the solemn hymns away. I’ll spy
On factories from my attic window, resting my chin
In both hands, drinking in the songs, the din.
I’ll see chimneys and steeples, those masts of the city,
And the huge sky that makes us dream of eternity.

 

How sweet to watch the birth of the star in the still-blue
Sky, through mist; the lamp burning anew
At the window; rivers of coal climbing the firmament
And the moon pouring out its pale enchantment.
I’ll see the spring, the summer and the fall
And when winter casts its monotonous pall
Of snow, I’ll draw the blinds and curtains tight
And build my magic palaces in the night;
Then dream of gardens, of bluish horizons,
Of jets of water weeping in alabaster basins,
Of kisses, of birds singing at dawn and at nightfall,
Of all that’s most childish in our pastoral.
When the storm rattles my windowpane
I’ll stay hunched at my desk, it will roar in vain
For I’ll have plunged deep inside the thrill
Of conjuring spring with the force of my will,
Coaxing the sun from my heart, and building here
Out of my fiery thoughts, a tepid atmosphere.

paisaje —después de baudelaire— de una ola

 

 

 

 

Quiero un dormitorio cerca del cielo, la cueva de un astrólogo

Donde pueda fabricar églogas que sean castas y graves.

Soñando, voy a escuchar el viento en los campanarios cercanos

Barrer los himnos solemnes en la distancia. Espiaré

Las fábricas desde mi ventana de la buhardilla, descansando mi barbilla

En ambas manos, bebiendo en las canciones, el estruendo.

Voy a ver las chimeneas y los campanarios, los mástiles de la ciudad,

Y el cielo enorme que nos hace soñar con la eternidad.

 

¡Qué dulce ver el nacimiento de una estrella en el todavía azul

Cielo, a través de la niebla; la lámpara encendida de nuevo

En la ventana; ríos de carbón escalan el firmamento

Y la luna derramando su pálido encanto.

Voy a ver la primavera, el verano y el otoño

Y cuando el invierno arroje su manto monótono

De nieve, voy a cerrar las persianas y correr las cortinas

Y construir mis palacios mágicos en la noche;

Entonces soñaré con jardines, de horizontes azulados,

Con chorros de agua llorando en las cuencas de alabastro,

Con besos, con pájaros que cantan al amanecer y al anochecer,

Con todo lo que es más infantil en nuestra pastoral.

Cuando la tormenta se estrelle en el cristal de mi ventana

Me quedaré encorvado en mi escritorio, que rugirá en vano

Porque habré caído en el interior de la emoción

De conjurar la primavera con la fuerza de mi voluntad,

Persuadiendo al sol desde mi corazón, y construyendo aquí

Fuera de mis pensamientos ardientes, una atmósfera tibia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

John Ashbery

 

Landscape (After Baudelaire)” from “A Wave (Poems)

 

 

 

 

ashbery-2

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario