they dream only of america

 

 

 

 

They dream only of America
To be lost among the thirteen million pillars of grass:
“This honey is delicious
Though it burns the throat.”

 

And hiding from darkness in barns
They can be grownups now
And the murderer’s ash tray is more easily–
The lake a lilac cube.

 

He holds a key in his right hand.
“Please,” he asked willingly.
He is thirty years old.
That was before

 

We could drive hundreds of miles
At night through dandelions.
When his headache grew worse we
Stopped at a wire filling station.

 

Now he cared only about signs.
Was the cigar a sign?
And what about the key?
He went slowly into the bedroom.

 

“I would not have broken my leg if I had not fallen
Against the living room table. What is it to be back
Beside the bed? There is nothing to do
For our liberation, except wait in the horror of it.

 

And I am lost without you.”

  sólo sueñan con américa

 

 

 

Sólo sueñan con América
Perderse entre los trece millones de pilares de hierba:
“Esta miel es deliciosa
aunque pica la garganta”.

 

 

Y escondiéndose de la oscuridad en graneros
pueden ser adultos ahora
y el cenicero del asesino es más fácilmente;
El lago un cubo lila.

 

 

Sostiene una llave en la mano derecha.
“Por favor”, pidió de buena gana.
Tiene treinta años.
Eso fue antes

 

 

de que pudiéramos conducir cientos de millas
por la noche entre dientes de león.
Cuando su dolor de cabeza empeoró
paramos en una estación de llenado de alambre.

 

 

Ahora sólo le preocupaban los signos.
¿Era el cigarro una señal?
¿Y qué pasa con la llave? ¿La clave?
Entró lentamente en la habitación.

 

 

“No me habría roto la pierna si no me hubiera caído
sobre la mesa del salón. ¿Qué se siente al estar de nuevo
al lado de la cama? No hay nada que podamos hacer
para liberarnos, salvo esperar en el horror de ello.

 

 

Y estoy perdido sin ti”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuarenta años después de que John Ashbery lo escribiera,

Calambur publica El juramento de la pista de frontón,

inédito hasta ahora en España.

 

versión Julio Mas Alcaraz

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario