jorge boccanera

 

 

corría el año 1917

polvo para morder

 

 

 

 

Magro, cetrino, casi hierático, me pareció
Un árbol deshojado. Su traje era oscuro
Como su piel, oscura.

Ciro Alegría

 



Un Santiago de Chuco de labios apretados lo ve

pasar y dice: como si la victoria y la derrota

comieran de su plato. Y dice: como un hueso

escarbando en el habla de nadie. ¿Y tanto así?

 

 

Pasa un zumbido, un triste, alguna capa, un capellán,

un globo sin su niño, un ala que saluda. Las tardes

son iguales aquí. Pasa Vallejo navegando en el polvo

de las demoliciones.

 

 

Como si la victoria (se lo dije), como si la

derrota (¿no le digo?) comieran de su plato y

él escupiera el plato porque un dedo de sangre

va abriéndole los ojos, porque hay un aguacero

que se lo lleva todo.

 

 

Pasa el maestro de escuela por las calles vacías.

Una mano cortada lo lleva de la mano.

 

             

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario