la lengua de las cosas

 

 

 

 

La lengua de las cosas debe de ser el polvo donde se comunican

   sin hablarse.

El polvo o la sombra que proyectan.

 

Demencia de las cosas cuando su voluntad se rebela

y se esconden frenéticas o se niegan a funcionar obstinadas.

Únicos medios de rebelión a su alcance,

únicas formas de decirnos que no somos sus amos,

aunque tengamos el poder

de destruirlas y olvidarlas.

 

 

 

 

 

 

 

José Emilio Pacheco

 

 

De “Tarde o temprano, poemas 1958-2009″
Colección Nuevos Textos Sagrados, dirigida por Antoni Marí

Tusquets Editores, Ciudad de México, 2010.
Extraído del blog
 La poesía alcanza para todos

 


 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario