josé emilio

pacheco

 

 

tratado de la

desesperación:

los peces

 

 

 

Siempre medita el agua del acuario

Piensa en el pez salobre y en su vuelo

reptante
                                

breves alas de silencio

El entrañado en penetrables líquidos

pasadizos de azoque
                                                              

en donde hiende

su sentencia de tigre
                                                              

su condena

a claridad perpetua
                                                            

o ironía

de manantiales muertos tras dormidas

corrientes de otra luz
                                                              

Claridad inmóvil

aguas eternamente traicionadas

o cercenado río sin cólera

que al pensar sólo piensa en el que piensa

cómo hundirse en el aire
                                                                    

en sus voraces

arenales de asfixia
                                                          

Ir hasta el fondo

del invisible oleaje que rodea

 

su neutral soledad
                                                         

 por todas partes