julieta valero

 

altar de los días parados

 

 

 

 

 

desplazados,

caravana

 

 

 

Si en la tristeza todo se vuelve alma

entonces los bosques están llenos de harapos

aún calientes

y sufren las carreteras de una lava silenciosa

que hiede para seguir viviendo,

que tropieza con el hambre, con las piedras,

con sorpresas homicidas.

Una ausencia que se extiende como agua despreciada.

(Dicen que allí sólo quedan los perros.

Yo espero que los perros apenas reflexionen

y como último placer emprendan el suicidio.)

 

 

       

 

 

 

  

 

Si donde hay dolor hay un suelo sagrado,

al continente le está pesando su matriz

como un recuerdo de hierba malvendida.

Si en la tristeza todo se vuelve alma

y donde hay dolor hay un suelo sagrado,

no queda carne,

todo son heladas iglesias, altares sin hombres.

 

 

Noticieros, destrucción.



 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario