julieta valero, gestación y revuelta

 

En El Cultural de El Mundo 

 

 

anunciación

 

 

Cuando nos hayamos diluido, y el último rastro de humedad y de afecto sobre nuestros retratos

cuando entonces

cuando esto

cuando los objetos no tengan a nadie que los reconozca o tú y yo seamos un libro y una caja china que

ha inventado el silencio

el silencio como perfección del más doloroso de los gritos

cuando el olvido siga constituyendo al mundo como es su deber, su compost, su premura

seguirás de pie en nuestra cocina, escuchando a las cebollas, la frente perlada de generosidad y de viajes

al centro de la Tierra. La mujer que le lee sus derechos a la belleza. Nuestro hijo ahí.

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

Deja un comentario