un tren puede ocultar a otro

 

 

 

 

 

(Letrero en un cruce en Kenya)

 

 

En un poema, un verso puede esconder otro verso,

como en un cruce, un tren puede esconder otro tren.

Eso significa que si estás esperando cruzar

los rieles, espera un momento

hasta que el primer tren se aleje. 

Y así cuando leas espera hasta que hayas leído la próxima línea –

entonces es seguro proseguir la lectura.

En una familia, una hermana puede ocultar otra  hermana,

así que cuando estés cortejando, lo mejor es tenerlas todas al frente

de lo contrario al visitar a una te podrías enamorar de la otra.

Si eres mujer, un padre o un hermano pueden ocultar al hombre,

a quien has estado esperando amar,

así que siempre ponte de pie de la manera

en que las palabras se levantan frente a los objetos,

los sentimientos y las ideas.

Un deseo puede ocultar otro. Y la reputación de una persona puede ocultar  

la reputación de otra. En el patio, un perro puede ocultar otro,  

así que si escapaste del primero eso no significa que estés a salvo; 

una lila puede ocultar otra lila y también un montón de lilas,  

y sobre el Appia

Antica una tumba

puede ocultar una serie de tumbas. En el amor, un reproche

puede ocultar otra cosa, una pequeña queja puede ocultar una mayor.

Una injusticia puede ocultar otra – una colonia puede ocultar otra,

un uniforme rojo chillón otro, y  una columna completa. Un baño

puede ocultar otro baño

como cuando, después de bañarse, uno camina en la lluvia.

Una idea puede ocultar otra idea: la vida es sencilla

oculta que la vida es increíblemente compleja, al igual 

que en  la prosa de Gertrude Stein

una oración oculta otra y es otra al mismo tiempo. 

Y en el laboratorio un descubrimiento oculta otro descubrimiento,

una tarde oculta otra, una sombra, un nido de sombras.

Un rojo oscuro, o un azul, o un púrpura – esto es una pintura

hecha por alguien llamado Matisse. Uno espera en el riel 

hasta que cruzan, esos ocultos dobles o, en ocasiones,

lo que se les asemeja. 

Un gemelo idéntico puede ocultar otro.

¡Y puede que haya más ahí! El ginecólogo contempla 

el valle de Var. Solíamos vivir ahí, mi esposa y yo, pero

una madre despierta oculta una hija de pocas luces. La hija oculta

su propia vivacidad de hija al revés.  Están en una

estación de tren y la hija sostiene una bolsa

más grande que la de la madre y la oculta exitosamente.

Al ofrecerse a llevar la de la hija uno se encuentra a sí mismo confrontado

por la madre

y  también tiene que llevar esa bolsa. Así que un tipo pidiendo bola

puede abiertamente esconder otro tipo pidiendo bola,

y una taza de café otra, hasta que uno está sobreexcitado.

Un amor puede ocultar otro amor

o el mismo amor

como cuando “te amo” de repente resuena falso y uno descubre

un amor más satisfactoria en la otra esquina, como

cuando “Estoy lleno de dudas” oculta “Estoy seguro en cuanto algo, y es eso”

y un sueño puede ocultar otro sueño como siempre hemos sabido.

En el Jardín del Edén Adán y Eva pueden ocultar

a los verdaderos Adán y Eva.

Jerusalén puede ocultar otra Jerusalén.

Cuando alcances algo, detente para que pase

y puedas verlo plenamente. En casa, no importa donde,

los rieles internos son peligrosos también: un recuerdo

ciertamente esconde otro recuerdo, y de esto se trata la memoria,

la eterna reverberancia de las entidades que se contemplan.

Leyendo A Sentimental Journey miras alrededor, 

en busca de Tristram Shandy, para ver

si está de pie ahí, debe estarlo, más fuerte

y más profundo y oculto como Santa Maria Maggiore

puede estar oculta en iglesias similares de Roma. Una acera

puede esconder otra, como cuando duermes,

y una canción esconde otra canción, los golpes arriba

ocultan el repicar  de la batería. Un amigo oculta otro, te sientas al

pie de un árbol

con alguien y cuando te levantas para irte hay otro ahí

con el que hubieses preferido conversar. un profesor,

un doctor, un éxtasis, una enfermedad, una mujer, un hombre,

pueden ocultar otros más. Detente para dejar que el primero cruce.

Te dices ahora es seguro avanzar, 

y eres golpeado por el siguiente tren. Hubiera

sido mejor

esperar al menos un instante para ver que se ocultaba ahí.

 

 

 

one train may hide another

 

 

 

 

        (sign at a railroad crossing in Kenya)

 

 

In a poem, one line may hide another line,

As at a crossing, one train may hide another train.

That is, if you are waiting to cross

The tracks, wait to do it for one moment at

Least after the first train is gone. And so when you read

Wait until you have read the next line–

Then it is safe to go on reading.

In a family one sister may conceal another,

So, when you are courting, it’s best to have them all in view

Otherwise in coming to find one you may love another.

One father or one brother may hide the man,

If you are a woman, whom you have been waiting to love.

So always standing in front of something the other

As words stand in front of objects, feelings, and ideas.

One wish may hide another. And one person’s reputation may hide

The reputation of another. One dog may conceal another

On a lawn, so if you escape the first one you’re not necessarily safe;

One lilac may hide another and then a lot of lilacs and on the Appia

          Antica one tomb

May hide a number of other tombs. In love, one reproach may hide another,

One small complaint may hide a great one.

One injustice may hide another–one colonial may hide another,

One blaring red uniform another, and another, a whole column. One bath

          may hide another bath

 

As when, after bathing, one walks out into the rain.

One idea may hide another: Life is simple

Hide Life is incredibly complex, as in the prose of Gertrude Stein

One sentence hides another and is another as well. And in the laboratory

One invention may hide another invention,

One evening may hide another, one shadow, a nest of shadows.

One dark red, or one blue, or one purple–this is a painting

By someone after Matisse. One waits at the tracks until they pass,

These hidden doubles or, sometimes, likenesses. One identical twin

May hide the other. And there may be even more in there! The obstetrician

Gazes at the Valley of the Var. We used to live there, my wife and I, but

One life hid another life. And now she is gone and I am here.

A vivacious mother hides a gawky daughter. The daughter hides

Her own vivacious daughter in turn. They are in

A railway station and the daughter is holding a bag

Bigger than her mother’s bag and successfully hides it.

In offering to pick up the daughter’s bag one finds oneself confronted by

            the mother’s

And has to carry that one, too. So one hitchhiker

May deliberately hide another and one cup of coffee

Another, too, until one is over-excited. One love may hide another love

           or the same love

As when “I love you” suddenly rings false and one discovers

The better love lingering behind, as when “I’m full of doubts”

Hides “I’m certain about something and it is that”

And one dream may hide another as is well known, always, too. In the

            Garden of Eden

Adam and Eve may hide the real Adam and Eve.

Jerusalem may hide another Jerusalem.

When you come to something, stop to let it pass

So you can see what else is there. At home, no matter where,

Internal tracks pose dangers, too: one memory

Certainly hides another, that being what memory is all about,

The eternal reverse succession of contemplated entities. Reading

A Sentimental Journey look around

When you have finished, for Tristram Shandy, to see

If it is standing there, it should be, stronger

And more profound and theretofore hidden as Santa Maria Maggiore

May be hidden by similar churches inside Rome. One sidewalk

May hide another, as when you’re asleep there, and

One song hide another song; a pounding upstairs

Hide the beating of drums. One friend may hide another, you sit at the

             foot of a tree

With one and when you get up to leave there is another

Whom you’d have preferred to talk to all along. One teacher,

One doctor, one ecstasy, one illness, one woman, one man

May hide another. Pause to let the first one pass.

You think, Now it is safe to cross and you are hit by the next one. It

              can be important

To have waited at least a moment to see what was already there.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Kenneth Koch
 
From One Train, published by Alfred A. Knopf, 1994
 
Traducción Giselle Rodríguez Cid
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


 
 
 
 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario