Todas mis amiguitas son jibosas;

ellas aman a su madre.

Todos mis animales son obligatorios,

tienen patas de mueble

y manos de ventana.

El viento se deforma,

necesita un traje a medida,

desmesurado.

He aquí por qué

digo la verdad sin decirla.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Paul Éluard

la costumbre


 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario