hombre en la cama

 

 

 

Esa tarde que caminaba hacia él

lo miraba, parecía la estatua monumento de mis mejores sueños,

y me esperaba

dije gracias Dios mío por haberme puesto a este hermoso en mi camino

hermoso como lo soñé yo, reviviendo mis mejores lecturas, mis dibujos en carbonilla
delineando el perfil de algún pirata,

Ese hermoso me espera y está vestido

como yo lo vestiría si me diera el gusto de hacer una película de Hollywood

lo pondría a él, Dios, no buscaría un actor que represente su papel

así como está, sí, se saca los anteojos, se los sube y me clava los ojos

falta cruzar la avenida y yo

realmente, dios, siento que el piso no existe o que me elevo

 Y esa noche, dios esa única noche

esa noche que lo tuve en mi cama y sentí

que las sábanas eran de raso color vainilla y que había un tul protegiéndola

él dormía así desparramado

recuerdo que tenía un brazo sobre la almohada y los dedos casi cerrando el puño

y yo no quería despertarlo

de tan hermoso que me parecía.

 

 

María Laura Prelooker

 


 

 

 

Deja un comentario