for anyone dressed in marble

 

 

 

The miracle we all are waiting for

is waiting till the Parthenon falls down

and House of Birthdays is a house no more

and fathers are unpoisoned by renown.

The medals and the records of abuse

can’t help us on our pilgrimage to lust

but like whips certain perverts never use,

compel our flesh in paralyzing trust.

I see an orphan, lawless and serene,

standing in a corner of the sky,

body something like bodies that have been

not the scar of naming in his eye.

Bred close to the ovens, he’s burnt inside.

Light, wind, cold, dark — they use him like a bride

 

para cualquiera que vaya vestido de mármol

 

 



El milagro que todos esperamos

espera que el Partenón se derrumbe

y la casa de los cumpleaños ya no sea una casa

y los padres no estén envenenados de renombre.

Las medallas y los archivos de abusos

no pueden ayudarnos en nuestra peregrinación hacia la pasión,

pero como látigos que ciertos perversos no utilizan jamás,

compelen a nuestra carne a una confianza paralizada.

Veo un huérfano, sin ley y sereno,

en pie en una esquina del cielo,

un cuerpo parecido a los cuerpos que han sido,

pero sin la cicatriz de un nombre en su ojo.

Criado cerca de los hornos, está quemado por dentro.

La luz, el viento, el frío, la oscuridad -le utilizan como a una novia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Versión de Antonio Resines