III parte

en aquella esquina,
tan solo, todavía
me acordaba
de Jarry
el hombre
que sólo comía
zanahorias

 

leopoldo maría
panero

de El que no ve 1980

 

 

 

 

 

 

 

 

El hombre que sólo comía zanahorias

ya no podía no de noche cerrarse los ojos

y eran dos faros abiertos para nada

y no sabía sino mirar, mirar

el hombre que sólo comía zanahorias.

El hombre que sólo comía zanahorias

vagaba por los campos, en lucha con conejos

en pos de sus malditas zanahorias.

El hombre que sólo comía zanahorias

tenía miedo de tanta luz, a tanto

sol que quema, y destapa y desnuda, y acosa

en medio del campo de las zanahorias,

y vivía

pues en madriguera oscura

y breve, saliendo

sólo de vez en cuando para

buscar sus zanahorias.

El hombre que sólo comía zanahorias

era capaz de matar, y de robar, y cuentan

que se deshizo de su mujer

por una zanahoria.

El hombre que sólo comía zanahorias

salía a la tarde, que es la hora de las zanahorias

y de noche, y de día, y al crepúsculo

oía gritar llamándole a las zanahorias.

El hombre que sólo comía zanahorias

Tenía el pelo rojo y largos

colmillos para

partir mejor las zanahorias

y las piernas largas para correr mejor, porque

tenía miedo de los hombres más todavía que del sol

y así era el hombre que sólo comía zanahorias.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario