ora et labora I

 ora et labora I

 

 

 

 

 

 

 

 

Señor, largo tiempo llevo tus restos en el cuello

                                                                                  Y aún

Mi boca sola, y arrodillo ante las tardes

y en el rezo me evaporo,

como si fuera mi casa la ceniza.

                                               Es

como si no existo, como si el rezo

pidiera a los dioses la limosna de mi nombre

ante la tarde entera.

Nunca supe lo que el cielo era:

quizá la tarde, tal vez

amar más que ninguno

a mi madre, la ceniza.

                                     ¡Oh espía!

De mí aparta tu ojo, hice un voto

haz secreta mi muerte.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El último hombre, 1983

En Leopoldo María Panero, poesía completa

Visor, 2007

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario