¡cuánto amo el monte Tong! 

 

 


¡Cuánto amo el monte Tong! Es mi alegría.

Pasaría en él cien años sin pensar en la vuelta.

Me gustaría danzar agitando mis mangas

y, de una sola vez, rozar todas las copas de los pinos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Li · Po  

 

Versión de Marcela de Juan