Han vuelto los Gigantes de Hielo a visitarme.

No en sueños. A la luz del día. Con los yelmos

relucientes y el rostro selvático y maligno.

Tenía tanto miedo que no supe decirles

que te habías marchado. Lo registraron todo,

maldiciendo la hora en que Dios creó el mundo,

jurando por los dientes del Lobo y por las fauces

del Dragón, escupiendo terribles amenazas,

blasfemando y rompiendo los libros y los discos.

Al ver que tú no estabas se fueron, no sin antes

anunciar que darían con tu nuevo escondite

y serías su esclava hasta el fin de los tiempos.

Donde estés, amor mío, no les abras la puerta.

Aunque se hagan pasar por hombres de mi guardia

y afirmen que soy yo quien los envía.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Luis Alberto de Cuenca
ANTOLOGÍA PERSONAL
LOS GIGANTES DE HIELO 1994
EDITORIAL EL TUCAN DE VIRGINIA


 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario