leopoldo maría panero

 

nu(n)ca

 

 

 

 

Vi cuatro mujeres luchando por los senos de un muerto, 

vi cuatro mujeres luchando solas, más tarde, 

por la posesión del soplo 

y disputando con sus uñas feroces por el Abel Garmín que 

abandonaba feliz aquellos huesos.

 

  

 

 

     Hay cuatro mujeres que robaron mi fetidez sensible 

y mi podredumbre en el cadáver que aún respiraba 

lentamente dejando 

salir de allí mi alma con su pedo.

 

        Y esos cuatro seres aguardan ahora el resto 

sanguinolento de mi espíritu 

y habito para siempre en la carnicería de sus bocas 
        y día a día bajo del nido de sus nalgas

 

    para saber entero en lo insensible del tiempo 
    cuál era el sentido que no aprendí del cielo 
    como cae debajo la palabra nunca.

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario