luis cernuda

 

la realidad y el deseo

 

 

 

dejadme solo

 

 

 

Una verdad es color de ceniza,

otra verdad es color de planeta;

mas todas las verdades, desde el suelo hasta el suelo,

no valen la verdad sin color de verdades,

la verdad ignorante de cómo el hombre

suele encarnarse en la nieve.

 

En cuanto a la mentira, basta decirle “quiero”

para que brote entre las piedras

su flor, que en vez de hojas luce besos,

espinas en lugar de espinas.

 

La verdad, la mentira,

como labios azules,

una dice, otra dice;

pero nunca pronuncian verdades o mentiras su secreto torcido,

verdades o mentiras

son pájaros que emigran cuando los ojos mueren.

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

Deja un comentario