Lo merecemos todo menos esta decoración de macetas de mimbre,

menos esta colección de manuales indispensables

y los ceniceros de plata porque el mundo lo decreta.

Pero en Santa Kilda sólo existe el confort para nosotros

y los pingüinos,

ellos no nos venderán alfombras persas mientras

hago memoria

y apareces.

Pero come,

no te pongas enfermo nunca.

 

 

 

 

 

 

 

 

Luisa Castro

PREGUNTÓ INSISTENTEMENTE ISOLDA, II

Ballenas

1988

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario