mahfúd massís

 

mercado persa

 

 

 

 

 

Entre pordioseros vestidos de mariposas,

y piojos traídos del Himalaya,

contemplo el vuelo del vendedor de ensueños y huevos mágicos.

Hay una parca rodeada de flores,

un asesino, una piedra escarlata,

y yo, pobre, cubierto de manchas de resina,

compro un pájaro en medio de la tormenta,

un ave de pecho seco, como el mío.

Quiero escuchar su trémula voz de difunto,

su quimera en mi habitación, su madrigal de hueso ;

sentir cómo se quema su plumaje, mientras me agito en los escombros del sueño,

y levantarme a gritos, como si me hubieran desenterrado,

los ojos puestos al revés, bajo la sepultura.

 

 

 

 

 

 


 

 

 

Deja un comentario