Mi hermana echó en el huerto una semilla de maría.

Salió adelante vistosa e hidalga

entre honradas legumbres,

mi padre la saludó con orgullo.

No sé qué carajo de planta es,

decía al vecindario,

pero mirad como crece.

La maría resultó ser macho

y murió sin gloria,

el día en que se casan de blanco las patatas.

 

 

 

Manuel Rivas

Marihuana

 

 


 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario