Selección de epigramas de

 

MARCO VALERIO MARCIAL

 

Traducción de

PEDRO CONDE PARRADO

 

 

 

 

2.82

 

Cortas la lengua a tu esclavo, Póntico,

[y lo crucificas.

¿Sabes que cuenta la gente lo que él ya no dice…?

 

 

3.26

 

Solo tú tierras, Cándido, tienes, tú solo dinero;

solo tú copas de oro, solo tú vasos múrrinos;

solo tú tienes másico, tú solo cécubo opimio;*

solo tú tienes listeza, solo tú un gran talento.

Todo tienes tú solo —no creas que yo te lo niego—,

mas tienes a tu mujer, Cándido, a medias

[con todos.

 

* [Célebres y muy caros vinos romanos.]

 

3.44

 

Nadie hay que quiera contigo toparse

y allá por donde vas hay desbandada:

te cerca, Ligurino, un gran vacío.

¿Que por qué? Es que te pasas de poeta,

y ese es vicio en verdad muy peligroso:

más que a tigresa, robadas sus crías,

más que a víbora al sol achicharrada,

más que a escorpión taimado se te teme.

¿Quién —dime— aguantará tanto martirio?

Ya me alce o ya me siente, tú me lees.

Me lees cuando corro y cuando cago.

¿Que huyo a las termas? Te siento en mi oreja.

¿A la piscina? Imposible nadar.

Voy con prisa a una cena: me retienes.

Ya estoy cenando: me pones en fuga.

Me acuesto agotado: tú me despiertas.

¿Es que no ves cuán dura es tu tortura?

Justo, honrado y cabal… ¡pero temible!

 

 

 

4.53

 

Tal vez podría pasar sin tu rostro,

sin tu cuello, tus manos y tus piernas,

sin tus pechos, tus nalgas, tus caderas…

Y para ahorrarme seguir con la lista:

podría pasar sin ti entera, Cloe.

 

 

 

 

11.19

 

¿Por qué no quiero, Gala, hacerte mi esposa?

Eres filóloga,

y mi minga a menudo comete barbarismos.

 

 

 

 

11.63

 

Espías, Filomuso, en la piscina

y dices que por qué tan bien servidos

de minga tengo yo imberbes esclavos.

Ya que preguntas, vale, te lo digo:

enculan, Filomuso, a los mirones.

 

 

 

 

 

   

 

5.56

 

Con quién pongas a estudiar, Lupo, a tu hijo

me vienes consultando a todas horas.

Yo creo que a gramáticos y rétores

mejor es evitarlos; ni se roce

con libros de Virgilio o Cicerón;

allá Tutilio y todo su prestigio.

¿Que hace versos? ¡Desahucia a ese poeta!

¿Quiere aprender oficio de provecho?

Ponlo a tocar la cítara o la flauta.

Mas si ha salido el chico un tanto zote,

mételo a pregonero o constructor.

 

 

 

7.76

 

Si magnates se rifan tu presencia

para ágapes, tertulias y teatro,

y les gusta llevarte, si te topan,

un rato en su litera o a las termas,

no te creas por eso más que nadie:

te gozan, Filomuso, no te aprecian.

 

 

 

8.20

 

No hay día que no hagas doscientos y no

[quieres, Varo,

leernos tus versos: tonto y listo eres a un

tiempo.

 

 

 

10.65

 

Si de que eres vecino de Corinto

presumes, Carmenión —y te creemos—,

¿por qué hermano me llamas, si he nacido,

ciudadano del Tajo, entre celtíberos?

¿Es que acaso tú y yo nos parecemos?

Tú paseas radiante con tus rizos:

yo terco con mi hispana cabellera.

Pulido tú, de depilarte a diario:

yo peludo de piernas y mejillas.

Tan trémula y blanda mueves tu lengua,

que creo que mi hija hable más recio.

No difieren tanto águila y paloma

o raudo gamo de hórrido león.

Así pues, deja de llamarme hermano,

no te llame yo hermana, Carmenión.

 

 

 

 

10.102

 

¿Preguntas cómo le ha sido posible

a Filino ser padre sin follar?

Que te lo explique, Avito, el gaditano

que es poeta no habiendo escrito nada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario