el terror a la belleza

 

 

 

Tienes una cara agradable, pero no sabemos nada

de tus frustraciones. Hablaremos

cuando sea de día. Ahora te toca a ti mover el tejo.

 

 

Hola, llámame cuanto antes, suplicó.

El suelo está lleno de castañas, es antidepresivo

darles patadas y seguir su trayectoria.

Justo lo que deseaba. Todavía me sorprende

que la vida se filtre de ese modo entre tus cosas.

 

 

 

 

 

 

 

Mariano Peyrou

de Estudio de lo visible

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario