el terror a la belleza

 

 

 

Tienes una cara agradable, pero no sabemos nada

de tus frustraciones. Hablaremos

cuando sea de día. Ahora te toca a ti mover el tejo.

 

 

Hola, llámame cuanto antes, suplicó.

El suelo está lleno de castañas, es antidepresivo

darles patadas y seguir su trayectoria.

Justo lo que deseaba. Todavía me sorprende

que la vida se filtre de ese modo entre tus cosas.

 

 

 

 

 

 

 

Mariano Peyrou

de Estudio de lo visible