mark strand

 

the late hour

 

1978

versión de jordi doce

 

 

 

blanco

 

para Harold Bloom

 

 

  

Aquí en la mitad de mi vida

todo es blanco.

Camino bajo los árboles,

las hojas crispadas,

la ancha red del mediodía,

y el día es blanco.

Y mi aliento es blanco,

vaga sobre las extensiones

de hierba y los campos de hielo

hacia los altos círculos de luz.

Mientras camino, la oscuridad

de mis pasos también es blanca

y mi sombra se inflama bajo

mis pies. En cualquier estación del año

el silencio donde me encuentro

y lo que hago con nada son blancos,

el blanco de la tristeza,

el blanco de la muerte.

Hasta la noche que llama

como un oscuro deseo es blanca;

y al dormir, mientras me doy la vuelta

en el clima de mis sueños,

son el blanco de las sábanas

y las blancas sombras de la luna

extendidas sobre mi suelo

las que me rescatan para la mañana.

Y al hilo de mi despertar

el círculo de luz se ensancha,

se llena de árboles, casas,

tramos de hielo.

Se prolonga. Anilla

de blanco el ojo.

Todas las cosas son una.

Todas las cosas se unen

más allá incluso del borde de la visión.

 

 

 

white

 

 

for Harold Bloom

 

 

Now in the middle of my life

all things are white.

I walk under the trees,

the frayed leaves,

the wide net of noon,

and the day is white.

And my breath is white,

drifting over the patches

of grass and fields of ice

into the high circles of light.

As I walk, the darkness of

my steps is also white,

and my shadow blazes

under me. In all seasons

the silence where I find myself

and what I make of nothing are white,

the white of sorrow,

the white of death.

Even the night that calls

like a dark wish is white;

and in my sleep as I turn

in the weather of dreams

it is the white of my sheets

and the white shades of the moon

drawn over my floor

that save me for morning.

And out of my waking

the circle of light widens,

it fills with trees, houses,

stretches of ice.

It reaches out. It rings

the eye with white.

All things are one.

All things are joined

even beyond the edge of sight.

 

 

 


 

 

 

 

Deja un comentario