A veces, los caballos se reúnen allá.

Las lechuzas con sus sobretodos oscuros, sus lentes muy fuertes,

sus campanillas extrañas convocan a los hongos blancos como hueso,

como huevos. A veces tenemos hambre y no hay un animalillo que degollar.

Entonces vamos por la escalera hacia el desván a buscar las viejas piñas,

los racimos de tablas con sus uvas duras y oscuras, las viejas almendras.

Al partirlas salta la vicheja, lisa, suave, anacarada, rosa o azul.

Si es de color oro la arrojamos al aire y ella se pone a girar envuelta

en un anillo de fuego como un planeta.

A veces, ni tengo hambre.

La luna está fija con sus plumas veteadas. Cantan los caballos…

 

 

 

 

marosadg

 

marosa di giorgio

 

diademas

 

de papeles salvajes

 

 

 

 

 


 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario