mis padres resolvieron irse

 

 

Mis padres resolvieron irse.

Al volver de la escuela encontré una carta debajo de una piedra; decía:

Nos vamos por mucho tiempo; arréglate sola.

Estuve un largo rato inmóvil; luego, penetré en la cocina desierta donde quedaban restos

de las últimas palomas y ratas asadas, y un huevo de pavo, celeste como el cielo, que no

me atrevía a quebrar y comer; y con él entre los dedos ―nos vamos por muchos años―

me recosté en la pared como buscando una protección.

Todos los días y días y días siguientes, sólo di vueltas en torno a la casa.

Debajo de los malvones creció un pueblo de gente diminuta;

las mujeres parecían hortensias, rosadas y lisas, y encajes en bucles.

Pero, eran pueblos nevadísimos como el azúcar. Alcancé a divisar funerales y bodas.

Siempre algunos de ellos me miraban con alegre sorpresa.

Pero, yo les retiré todo interés.

 

Sigo fija junto a la puerta. Y mis desolados ojos taladran el horizonte.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Proyecto Patrimonio— Año 2016

letras.s5.com

Página chilena al servicio de la cultura
dirigida por Luis Martinez Solorza.

Poemas de Marosa di Giorgio.

 

 

 

 

 


 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario