papá, tengo frío…

 
 
 

Papá, tengo fiebre, calor, frío; cuida las cosas de la casa, los animalillos, ratones,  

 
(negros, blancos, marrones, grises), déjales alimento, pan, almíbar, papel picado. 
…Pero, tú sigues cavando en el jardín de los naranjos. 
Te miro a través de la inmensa ventana. 
Sigues y sigues en el impresionante jardín de las naranjas. 
No vienes a ver si duermo, mejoro, me caso, me muero, caigo de la cama. 
Pasan días, meses, años. 
Las cometas cuelgan del techo, finas y celestes, colas de gasa, ojos dorados. 
Y hay diamelas en el altar. (Un canastito). Mamá está hablando cosas muy extrañas acerca de ellas.
Y tú no dices nada,
¿no vienes a escuchar?
 
 
 
 
 
 
 
La Falena – Los papeles salvajes
Marosa di Giorgio