aunque no lo parezca

Para Javier de Navascués y Marina

Theodor Mommsen: más de catorce horas

diarias entregadas a la Filología,

la Arqueología, la Historia, la Epigrafía… Su Historia

romana (cinco tomos), el Corpus Inscriptionum

Latinarum, sus libros de Derecho Romano,

la dirección de los Monumenta Germaniae

Historica, sus cursos, sus artículos…

.

Rainer Maria Rilke, “devanando los días:

jornada de trabajo tras jornada

de trabajo”, logró El Libro de las Horas,

Elegías de Duino, los Sonetos a Orfeo,

oro arrancado al río de la vida.

.

Ejemplos admirables.

.

Y ahora que ya los hemos admirado,

pregunto: ¿quién compraba las patatas

que sostenían el saber de Mommsen?,

¿quién se las cocinaba, y le ponía

mantel, platos, cubiertos, copas y servilleta,

sin olvidar el pan en la cestita?,

¿quién le hacía la cama a Rilke, quién

planchaba sus camisas?,

¿quién, cuando él ya llevaba media tarde

ganando un poco más de admiración futura,

aún seguía fregando los cacharros?

.

Piensa un momento, gorda,

en mis ni siete horas de despacho,

en mis nueve libricos en más de treinta años,

en la frugalidad de mi currículum;

observa cuántos noes se unen en mi jornada,

.

hazte también preguntas,

.

y acabarás por ver que este poema,

a la chita callando,

salvadas las distancias, por supuesto,

y todo lo que digas,

también habla de amor.

.

.

 

 

 

Miguel d’Ors.

Aunque no lo parezca

Sol de Noviembre.

Númenor, Cuadernos de Poesía, Sevilla, 2005

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario