Recientemente, se ha unido a este blog Carlos Tizón, si, el que comanda
con tanto brío el Motel Bourbon.
Carlos se derrama en su personalísimo estilo, contándonos sus vivencias con la música,

torrencial y contenido, como se definía a sí mismo el poeta, porque a él
la música le busca, posiblemente sin que él mismo lo sepa. Lo encuentra,
le elige e invade sus sentidos de una manera especial, para luego ella, que no existe
si no es nombrada,  escucharse materializada en sus palabras.

 

Aunque, puede que esa elección no sea fruto de la “suerte”, sino de años en la carretera,
con los pies en el suelo, por lo que  hay que tener cautela al deambular por el Motel,
no es un paseo plano,
no es un lugar de descanso.

 

Es un lugar de acción. Donde cualquier muestra de haber levantado los pies del suelo,
puede acarrear que uno note el restallido de la realidad en su mismísimo trasero.

 
 
 
Motel Bourbon
por Carlos Tizón
Stand up and Shout – Dio
 
 
 

 
 

motel bourbon

 
 
 
 
 

1 Comentario

  1. Bienvenido al blog, Carlos, Ángel me ha hablado -todavía poco- de ti.

    Desde que he leído que haces restallar la realidad como un látigo, o el látigo como

    una realidad, escucho los restallidos: supongo que es un sonido particular, especial, aps,

    ya, me llega desde los circos de la infancia, pero no por recordarlo han dejado de restallarme

    en los oídos.

    Si necesitas algo en lo que podamos echarte una mano, estamos por aquí, colgando cosas.

    Soy Narciso, salgo como caballo pero no se trata de un nombre apodo, es que la máquina o el

    programa o el servidor no funcionaban, no me recordaban, y pusimos caballo de prueba y ahí

    está: caballo. Un saludo, lo dicho. Gracias.

    Narciso

Los comentarios están cerrados