«Grande pena es la de un siego

que no ve por donde va,

pero mayor es la mía,

que no sé tu voluntá.»

(De Sangre gorda)

 

  

«No sé cómo no floresen

las tejas de tu tejao,

estando tú ebajo de eyas,

primaverita de Mayo.»

(De La zancadilla)

 

  

«(Al publico)

La que quiera como yo,

sepa que yo le deseo

un novio de lo mejó:

torpe o listo, guapo o feo,

¡pero sangre gorda no!»

(De Sangre gorda)

 

 

 

 

 

 

 

Ciertamente hay que aplicar muchos factores de corrección antes de atreverse a valorar el trabajo de alguien,

en este caso, por ejemplo, la conciencia histórica, el entorno cultural, la inclusión de su obra en la comedia y el teatro,

incluso el insólito hecho de ser dos en vez de uno. 

 

Así que nos callamos y, sin más, dejamos colgadas estas 3 perlas de su producción.

 

¡Ay, Joaquín y Serafín Álvarez Quintero¡

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Deja un comentario