óscar hahn

 

 

 

 

la muerte tiene

un diente de oro

 

 

 

 

 

 

La muerte no tiene dientes: se ríe con la encía pelada.

Y cuando muere un rico, la muerte tiene un diente de oro.

Y cuando muere un pobre, no tiene ningún diente

o le crece un diente picado. ¿Cachai, ganso?

La muerte tiene la boca

llena de muelas tristes, de colmillos cariados,

llena de jugo gástrico en lugar de saliva.

Yo tuteo a la muerte.

“Hola, flaca, le digo. ¿Como estaí?”

Porque todavía soy un diente de leche.